jueves, 29 de octubre de 2009

El zeppelín perseguidor

En la revista Año Cero, nº 10-231, José Manuel Frías publica un artículo titulado: Valencia de Alcántara: Punto de encuentro OVNI. El citado autor comienza su trabajo diciendo que esa localidad cacereña es una de las zonas, de la península ibérica, donde más actividad OVNI se produce. Y considera que podría estar relacionada con los monumentos prehistóricos existentes en la localidad: “De hecho, los ufólogos saben que esta clase de enclaves, en los que abundan monumentos megalíticos, parecen “atraer” a los no identificados.” A lo mejor, lo que “atrae” a los OVNIs al citado lugar son los olivos y alcornoques, abundantes en la zona. Podría ser, ¿no?


Muy probablemente, ninguna de estas dos circunstancias (monumentos megalíticos y olivos/alcornoques) atrajo al OVNI cuya historia pasa a relatar con el título de: El zepelín “acosador”. Avistamiento ocurrido en una noche de noviembre de 1993 (Pérez Sarró), entre San Vicente y Valencia de Alcántara. Curiosamente, Frías lo fecha en: “aquella fría noche de noviembre de 1987.”

El 25 de agosto del 2006, ya escribí una entrada sobre esta observación, que pueden leer aquí, basada en los datos ofrecidos por Gonzalo Pérez Sarró en Huellas de otra realidad (Madrid, 2006).



La información del caso apunta a una confusión con la Luna. La coloración anaranjada, la altura sobre el horizonte, el tamaño aparente, la forma, la dirección de aparición, etc. del supuesto OVNI son coincidentes con nuestro satélite natural. Los testigos al no identificar al citado astro cayeron en una serie de ilusiones y juzgaron estar viendo un objeto desconocido, cercano y en movimiento. En el mapa celeste puede verse la fase que tenía la Luna el día 18 de noviembre de 1993.

En definitiva, se trató de una “persecución” lunar, pero supongo que se hará caso omiso de esta explicación (ya que eso no es rentable y no interesa) y se seguirá exponiendo el avistamiento como un OVNI acongojante.

lunes, 26 de octubre de 2009

Aviovnis sobre Galicia

Por lo visto, en los últimos meses se ha producido sobre la ciudad gallega de Vigo una intensa actividad OVNI. Un individuo, que se hace llamar luzmarte2003, ha colgado en You Tube una serie de grabaciones donde se aprecian, según él, OVNIs sobrevolando la mencionada ciudad.

A continuación muestro algunas imágenes, capturadas de los vídeos, con parte de sus correspondientes comentarios. Esta es una breve muestra de la ufología más crédula que, por lo que se ve, vive en otra realidad.


“Esta máquina volante se manifestó súbitamente en el cielo practicamente en mi vertical. Me encontraba, como acostumbro, esperando verlos de un "MOMENTO" a otro, cuando como dije, aparecieron sin haberse desplazado por el arco de cielo correspondiente a su trayectoria, antes de llegar a mi vertical como así debería haber hecho...”


“El porqué de ésta abundante manifestación CON AVISTAMIENTOS MASIVOS A NIVEL PLANETARIO, debemos de encuadrarlo en el perfecto plan o ""PROGRAMA"" que están llevando en estos ""MOMENTOS..."" Y ésto, con el objetivo de recordar a la humanidad que el ""MOMENTO"" cósmico anunciado HACE TANTO TIEMPO está, en acto....”


“Si se observa con atención el vídeo, se podrá ver que el emisor de la fina estela que genera, rodea por completo a éste, impidiendo ver su completa forma que por lo que muestran las imágenes, es inevitablemente circular.”


“Se trata de dos ovnis volando prácticamente, por no decir casi fusionados, pues volaban tocándose sin colisionar, pegados literalmente el uno con el otro.”

Las imágenes hablan por sí solas. Resulta increíble que a estas alturas, el vuelo de un avión sea interpretado de esa manera. Parecían cosas del pasado, sin embargo, en otras partes del mundo también andan asombrados con vídeos semejantes.

Este tipo de confusiones eran habituales al comienzo de los años 50, cuando los aviones a reacción eran algo novedoso. El desconocimiento de los observadores, hacía que estas aeronaves se convirtieran en “platillos volantes” gracias a la moda platillista procedente de los Estados Unidos. De hecho, durante la oleada española de marzo/mayo de 1950 se produjeron muchas confusiones con los citados aviones, que por esas fechas comenzaban a surcar los cielos de la península ibérica.
Añadido el día 27
Como me ha parecido interesante, complemento esta entrada con un artículo de Manuel Borraz, publicado en Papers d'Ovnis, nº 34 de octubre-diciembre de 2003, relacionado con los "aviovnis", que se puede leer aquí. Y con este vídeo enviado por Belduque, periodista de Monterrey, Nuevo León (México), donde se aprecia la transmutación de un OVNI.

domingo, 18 de octubre de 2009

Otra de pilotos

Esta entrada aborda brevemente una cuestión que había quedado en el tintero y que, sin duda, tiene su importancia: La fiabilidad del testimonio de los pilotos. En la revista Más Allá, nº 246 y en El Ojo Crítico, nº 62, Manuel Carballal publica un estudio sobre el citado tema, incluyendo unas tablas con datos de las observaciones de los aviadores a través del tiempo.

Antes de continuar hay que señalar que de los siete avistamientos, elegidos por el autor para su trabajo, cinco casos (la mayoría) ya están explicados (ver aquí).

Este artículo está basado en un mensaje que Manuel Borraz Aymerich envió a una lista de correos de la Fundación Anomalía.

El estudioso gallego (Carballal) concluye su análisis de la siguiente manera:

“Para evaluar este aspecto, nunca antes tratado, de la psicología de la percepción de los pilotos tenía que seleccionar un grupo de casos, lo suficientemente antiguos y conocidos, como para que existiesen abundantes descripciones del incidente, realizadas por el mismo testigo, a lo largo de los años. Una vez seleccionados recopilé todos los libros, revistas o entrevistas radiofónicas o televisadas, en las que esos pilotos habían descrito su experiencia, y añadimos entre una y tres entrevistas personales con todos ellos. Con ese volumen de información ya era posible establecer unas tablas comparativas en las que contrastar los datos sobre distancia, duración del avistamiento, características, etc. que los pilotos habían descrito a lo largo de los años. El resultado es evidente. Salvo casos muy excepcionales, la contrastación de sus testimonios, a pesar de los años transcurridos, no deja lugar a dudas sobre el grado de fiabilidad en sus relatos (ver tablas).” (La negrita es mía)


Como acertadamente comentó Manuel Borraz en su correo:

“Dejando a un lado el "pequeño" detalle de que la invariabilidad de un relato a lo largo del tiempo no presupone que lo que se cuenta sea fiable y que no estamos hablando de "psicología de la percepción", si nos remitimos a las tablas tampoco podemos suscribir la conclusión del estudio.

Resulta que, de entrada, dos de los siete ejemplos recogidos en las tablas no pueden considerarse fiables. El primero de los dos ejemplos a los que me refiero es el protagonizado el 4 de noviembre de 1968 por el Comandante Juan Ignacio Lorenzo Torres.

Carballal indica: "Su tripulación, también entrevistada por el autor, no comparte la descripción del incidente que hace Lorenzo". Automáticamente, la fiabilidad de este testigo queda en entredicho.

El segundo ejemplo es el incidente canario del 17 de septiembre de 1968 (Comandante Julián Rodríguez Bustamante). Como ya se ha señalado en otras ocasiones y es patente en la correspondiente tabla del artículo, sucesivas versiones del incidente fueron mostrando un OVNI cada vez más cercano, grande y duradero.

Por supuesto, la muestra es muy reducida, pero si hubiera que sacar conclusiones extrapolando resultaría que ¡más de la cuarta parte de los testimonios aportados por pilotos serían poco fiables!..."

jueves, 15 de octubre de 2009

Avistamiento en Lloret de Mar (Girona)

El día 3 de agosto de 2009 varias personas observaron, desde el paseo marítimo de esta población de la costa brava, un supuesto OVNI. La descripción del caso, extraída de aquí, es la siguiente:

“Según el testimonio de Miguel Arroyo: “El suceso ocurrió en Lloret de Mar (Gerona) el día 3 de Agosto de 2009 mientras paseábamos por el paseo marítimo cerca de la playa en torno a las 22:45 horas, aproximadamente. De pronto en el cielo apareció un punto rojo bastante grande y brillante, más que una estrella, poco a poco fue haciéndose más grande hasta que se convirtió en un bola de fuego (no rojo, sino de fuego) del tamaño casi como la cuarta parte de la luna, que estaba casi llena.
Dicha bola de fuego no se movía del lugar donde había aparecido, y permaneció allí durante aproximadamente 2 minutos. Luego poco a poco comenzó a hacerse más pequeña (al igual que antes se había hecho más grande el punto rojo, pero con más lentitud esta vez) hasta desaparecer por completo y no quedar nada en el cielo.
En total desde la aparición del punto rojo hasta que desapareció transcurrieron unos 4 ó 5 minutos, aproximadamente. El fenómeno lo vieron unas cuantas personas que había por allí paseando, y que al igual que nosotros también se quedaron sin poder reaccionar (era bastante espectacular la bola de fuego)...
Yo pude grabar (con cámara de fotos, no de vídeo) un pequeño vídeo d
e cuando el misterioso objeto está desapareciendo... La calidad del vídeo es bastante pobre (es una cámara de fotos normalita, no una de vídeo... por eso durante la grabación no podía poner zoom ni nada)... Pero en fin, menos es nada...”.

La grabación puede verse en este sitio. A continuación muestro una imagen capturada del citado vídeo.



Como se puede apreciar, el presunto OVNI no parece tan impresionante. Sólo es una luz, más brillante que las estrellas, que está inmóvil en el cielo. Además, no parece llamar la atención de la gente, que camina por el paseo sin percatarse de dicho punto luminoso.

El OVNI, como puede verse en el vídeo, era visible hacia el mar. Asimismo, su descripción y comportamiento no se diferencian mucho de un astro brillante. Precisamente, a esa hora de la noche y por la misma zona del cielo era visible el planeta Júpiter. Al encontrarse el mencionado astro a poca altura, suele verse más grande y con una coloración rojiza.

La siguiente imagen muestra a Júpiter y sirve para comparar con la grabación del OVNI.



A las 22:45 horas (GMT+2) del día 3 de agosto, el citado astro tenía un azimut de 302º (ubicado hacia el SE) y unos 11º de altura sobre el horizonte. Si trazamos el azimut de Júpiter en un mapa de Lloret de Mar, comprobaremos que coincide con la posición del “extraño” punto luminoso.


Las nubes que había esa noche en la población gerundense jugaron una mala pasada a los observadores. Cuando Júpiter aparece, de pronto, en un claro de nubes suele ser muy llamativo. Además, por esas fechas alcanzaba su máximo brillo, ya que el día 14 de agosto se encontraba en oposición (máximo acercamiento a la Tierra).

La desaparición del presunto OVNI fue provocada, también, por las nubes al tapar gradualmente al brillante planeta.

domingo, 4 de octubre de 2009

La primera fotografía OVNI de la historia

La fotografía que muestro seguidamente fue obtenida en el invierno de 1870/1871 en Monte Washington, New Hampshire (EEUU) y según blogs, web, etc. ufológicos, en dicha foto puede observase, en una formación nubosa, un OVNI en forma de puro (en el argot ovnilógico, una nave nodriza). Por lo tanto, esta sería la imagen más antigua de un objeto volante no identificado.


Igualmente, esta fotografía viene acompañada, en casi todos los sitios donde se publica, de la siguiente coletilla: En aquella época era difícil manipular las fotos y, además, no había aparatos voladores (excepto globos), al menos no de este mundo.

Pero resulta que esta imagen está recortada, seguramente para eliminar elementos del paisaje que delatarían la ubicación del supuesto OVNI. En la fotografía original (que es una imagen estereoscópica) se puede apreciar que lo que parecían nubes en realidad es hielo y nieve.


La fotografía fue tomada en una expedición científica que pasó el invierno de 1870/1871 en el citado monte. El OVNI es, abróchense los cinturones, ¡un metro plegable! La explicación de la enigmática imagen se puede leer en este sitio.

La cruda realidad es así y nos dice constantemente que cualquier cosa puede ser tomada por un OVNI. La única condición que se exige es, no saber lo que se está viendo. En la ufología patria hay algunos ejemplos llamativos, uno de ellos muy gracioso: El caso del OVNI-mariposa.