martes, 22 de diciembre de 2009

Pajarovni en Niagara Falls

En el instante de obtener la siguiente fotografía, el autor de la misma no vio en el cielo fenómeno insólito alguno. Fue al descargar la imagen cuando descubrió el “extraño objeto” que aparece en el extremo superior derecho. La foto y el relato puede verse en este sitio.


Como puede apreciarse en la instantánea, el supuesto OVNI tiene toda la apariencia de un pájaro que se acerca a la cámara. Además del punto blanco (luz solar incidiendo en el ave), se distinguen perfectamente las alas.

Para comparar, muestro a continuación una foto con el vuelo de varias gaviotas. En este caso, el desplazamiento de las aves es lateral.



Cuando se toman fotografías del cielo diurno, o este ocupa una buena parte del encuadre, en ocasiones aparecen en las mismas “cosas” raras volando que no se han visto a simple vista. Y es que por esos cielos de Dios, también vuelan los pájaros, insectos, etc. y a veces, sin quererlo, quedan plasmados en la foto y son interpretados como objetos extraños. Sin ir más lejos, el otro día saqué una foto a las nubes, en el atardecer, y al pasarla al ordenador descubrí un “objeto” negro, muy similar a los que se presentan en muchas fotografías de OVNIs fortuitos o invisibles al ojo humano.


Durante la toma, no había ningún objeto volador en el cielo. Entonces, ¿Qué sería?

martes, 15 de diciembre de 2009

¿Una nave nodriza en la Patagonia?

El día 24 de noviembre del 2009, se obtuvo una serie de fotografías panorámicas (una de ellas se expone más abajo y está tomada de este sitio) en la localidad de Comandante Luis Piedrabuena (Santa Cruz), Argentina. Hay que señalar que en el momento de hacer las tomas no se vio ningún objeto extraño volando por la zona. A primera vista, no se observa nada raro ni ningún OVNI en las imágenes. Y si se vuelve a mirar, con más detenimiento, sólo se ven nubes en el cielo.



Sin embargo, algunos ufólogos argentinos han descubierto, entre ellas, una gran nave nodriza, de entre 80 y 100 metros.


Ampliando la imagen, puede verse que el supuesto OVNI tiene el mismo aspecto que el resto de nubes. La forma alargada que presenta no es extraña y en las fotos que muestro seguidamente aparecen formaciones nubosas parecidas que suelen resultar llamativas y confunden a quienes buscan OVNIs.


Imagen tomada de este sitio.




Fotografía obtenida por un servidor.

domingo, 6 de diciembre de 2009

La noche de la invasión OVNI imaginaria

Por un casual, he tropezado con un blog donde se publica un audio que glosa sobre un conocido caso OVNI. La citada grabación corresponde a un programa de radio, La Rosa de los vientos (Onda Cero), del año 2006 donde el ufólogo Bruno Cardeñosa, en sus Expedientes del misterio, disertó sobre el avistamiento OVNI de Sada (A Coruña), ocurrido el día 5 de diciembre de 1989.

Después de oír la susodicha grabación y ver algunos sitios donde se cita el caso, resulta palpable que se desconoce lo que realmente se vio en el cielo y se detectó en el radar esa tarde-noche y repitiendo una y otra vez la misma historia (la aparición de un OVNI que es detectado en el radar), parece más inexplicable.


Según el citado autor, la publicación de la noticia en la prensa (?): “...dio pie a la elaboración de uno de los expedientes oficiales más complejos y sorprendentes que existen sobre este tema en los archivos oficiales del Ejercito del Aire”

El expediente del MOA puede verse aquí y sobre el punto anterior dice: “El expediente se abrió a raíz de la existencia de un informe emitido por el A.J.O. (Anti-Jamming operator) de servicio en la sala S.A.S. del EVA 10.”

El asombroso OVNI se reduce a una brillante luz blanca, que iba descendiendo lentamente, y que comenzó a ser vista al atardecer del mencionado día por el horizonte sur-oeste. Haciendo una sencilla consulta puede comprobarse que el planeta Venus era visible, al atardecer del 5 de diciembre de 1989, precisamente por el sur-oeste, a poca altura y dirigiéndose hacia su ocaso, que se produjo hacia las 21:05 horas locales. Vamos, que el OVNI era claramente Venus por mucho que se insista en lo contrario. Otro ufólogo gallego también cayó en la misma ilusión al estar convencido de que el citado planeta no era visible durante la observación del supuesto OVNI. Finalizando dicho avistamiento, comenzaron a detectarse una serie de ecos de radar anómalos.

Cardeñosa continua con su exposición y dice: “...es decir, el expediente oficial reconoce que el ovni permaneció sobre los cielos españoles por espacio de más de quince horas...”



Dato incorrecto, durante ese tiempo lo que se mantuvo fue un eco no identificado en la pantalla del radar, no el OVNI. El ufólogo ha mezclado la observación visual del supuesto OVNI y los ecos anómalos. El OVNI (Venus) fue contemplado desde el atardecer hasta aproximadamente las 20:00 horas, cuando los obstáculos del horizonte empezaron a molestar su observación. A continuación, comenzaron a detectarse ecos anómalos, desde las 20:00 horas hasta las 9:30 horas del día siguiente, sin observación visual de ningún objeto. Ecos que fueron relacionados automáticamente con el presunto OVNI.

Y concluye su expediente del misterio de la siguiente manera: “Un no identificado interfirió en las comunicaciones entre varios aviones, vuelo y tierra, durante las quince horas que permaneció en los cielos españoles.”

El final de la observación de Venus coincidió con el comienzo de detenciones de ecos de radar anómalos, interferencias y embrollo radio entre Santiago, Madrid ACC y Nécora que no fueron provocados por un OVNI, ya que, visualmente no se observó objeto alguno. “El blitz se mantuvo en la RHI (radar de altura) hasta las 09,30 horas del día 6 de los corrientes, sin que se observara ningún tipo de variaciones”. (expediente MOA)

Agradezco desde aquí a Manuel Borraz el envío del informe, que realizó en su día sobre esta observación. A continuación transcribo la parte final de dicho documento:

“Las claves del caso:

Como se ha documentado anteriormente, los avistamientos desde el municipio de Sada pueden explicarse perfectamente como observaciones de Venus. No hay constancia de que fuera detectado por radar ningún eco extraño mientras tuvieron lugar dichos avistamientos, antes al contrario (a las 20h00' no había sido registrado por Defensa ningún blanco no identificado). El primer "posible contacto" fue detectado tras ponerse en conocimiento del EVA-10 las coordenadas del presunto OVNI avistado desde Sada, para orientar el rastreo. Tenemos aquí la que probablemente sea la clave principal del caso: la búsqueda de un blanco que debía encontrarse necesariamente en la zona ya que había sido observado desde tierra.

Otra de las claves podría ser la existencia, por causas meteorológicas (aspecto a profundizar), de unas condiciones particulares de propagación radioeléctrica, que podrían haber favorecido la aparición de falsos blancos en el radar del EVA-10. Como indicio de ello, el "fallo de frecuencias" en el sector noroeste consignado por el controlador de Labacolla, es decir la existencia de problemas en las comunicaciones aeroterrestres en la región noroccidental. Hay constancia del problema desde las 20h47', lo cual no implica que no estuviera presente anteriormente. Es posible que se agudizara hacia esa hora, motivando la activación del código de emergencia de uno de los aviones y de una baliza de SOS, cuyo origen está todavía por aclarar. Ese hipotético empeoramiento de las condiciones de propagación hacia las 20h47' podría haber sido también la causa de la intensificación del eco anómalo detectado desde el EVA-10, mencionada en las anotaciones del controlador.

Otras posibles claves del incidente podrían escapársenos por completo. La información sobre el caso contiene lagunas importantes. Así por ejemplo, ignoramos si consiguió esclarecerse la procedencia de la baliza de SOS, cuya posición llegó a ser determinada con bastante precisión por satélite. Tampoco tenemos información de cómo fue valorado el incidente en medios militares. Quién sabe qué papel pudo haber jugado la eventual inexperiencia del operador (u operadores) de servicio en el radar del EVA-10 aquella noche o la hipotética existencia de problemas técnicos en los equipos.

En resumen, desde el punto de vista de las detecciones por radar, el caso sigue abierto. De entrada, hay que considerar muy seriamente la posibilidad de ecos de tipo meteorológico o falsos blancos debidos a condiciones de propagación anómalas. A juzgar por los datos conocidos, es improbable que se tratara de un problema de interferencias (salvo quizá en el caso de contramedidas -“guerra electrónica”-) y aún lo es más la hipótesis de alguna inusual avería de la estación como origen de los presuntos ecos.
En todo caso, no hay que perder de vista el condicionamiento previo de los operadores del radar militar tras conocer el avistamiento desde Sada, que pudo hacer que consignaran blancos que en otras circunstancias habrían pasado razonablemente por alto.”



Dos fenómenos independientes (confusión con Venus y ecos anómalos), que han tenido una coincidencia mínima en el tiempo, siguen deslumbrado de tal forma a algunos, que creen estar ante uno de los expedientes OVNI desclasificados más extraordinario.

Por otra parte, este caso refleja la forma de investigar los avistamientos OVNI de algunos autores. Da la sensación de que las pesquisas que realizan están orientadas a mantener inexplicados los casos para continuar llamándolos, in eternun, OVNIs.

martes, 24 de noviembre de 2009

OVNI "cazado" al despegar

Esta curiosa fotografía fue obtenida en el año 2005 en Huejutla (México) y enviada, recientemente, a una lista de correos argentina por el analista mexicano Leopoldo Zambrano Enríquez. En la imagen, que es muy sugestiva, puede verse un “objeto”, con forma de “platillo volante”, que parece estar despegando.



Según Maussan y colegas, se trata de un impresionante OVNI captado cuando levantaba el vuelo. Sin embargo, la realidad es bien distinta. La fotografía es muy llamativa y espectacular, pero el supuesto OVNI sólo es un reflejo del Sol en la óptica de la cámara. Un lens-flare.



Ejemplo de luces parásitas producidas por el Sol. Fotografía tomada de este sitio.

jueves, 12 de noviembre de 2009

"Iluminada charla" durante una persecución OVNI

El avistamiento que examino en esta ocasión está publicado en el reciente libro de Marcelino Requejo: OVNIS ALTO SECRETO. Encuentros cercanos con seres de otros mundos.” (Cydonia, 2009). Título, por cierto, que ya da pistas sobre lo que nos podemos encontrar en su interior. De hecho, incluye varios casos conocidos y presentados como genuinos que, sin embargo, ya se ha descubierto que son fraudulentos y otros que tienen una explicación muy mundana. Además, resulta poco original puesto que ya se ha utilizado en otros trabajos sobre la misma temática.

La historia es la típica persecución de un supuesto OVNI a un automovilista a finales de los setenta. Para el citado autor, este es uno de los casos que: “...corroboran algo sobre lo que, personalmente, no tiene ninguna duda: «Son de una civilización muy superior a la nuestra».”

Los hechos acaecieron en el atardecer del día 27 de octubre de 1978, cuando el testigo se dirigía, en coche, de Zamora a Sanabria por la N 631. Según el relato, la persecución del supuesto OVNI se produjo entre las localidades de Ferreras de Abajo y Mombuey, aproximadamente durante unos 30 kilómetros.


Muy probablemente, el estímulo que provocó la observación fue un astro. Concretamente la estrella Arcturus (la cuarta más brillante del firmamento nocturno). Como se verá a continuación, las coincidencias de dirección, altura, color, dirección de desaparición, ausencia de sonido, etc. no son casuales.

“Eran exactamente las seis y media de la tarde. El Sol se hundía en el horizonte cuando nuestro testigo conectó el alumbrado de cruce a su paso por la localidad zamorana de Tábara.” (p. 47)

“Poco antes de llegar a Ferreras de Abajo, José Luis se percata de que tiene compañía. A su izquierda, una esfera rojiza, suspendida en el aire a pocos metros de suelo, se desplaza a su misma velocidad sobrevolando los campos contiguos a la carretera.” (p. 47) (La negrita es mía).


Al llegar a esta población serían, aproximadamente, las 18:50 horas locales. En ese momento, Arcturus tenía un azimut de unos 100º (cerca del oeste) y una altura de unos 17º sobre el horizonte, luciendo su típica y brillante coloración anaranjada. Como puede verse en el mapa, el astro quedaba a la izquierda del testigo. El desplazamiento del supuesto OVNI es la clásica ilusión (paralaje del movimiento) provocada por el movimiento del observador. El trazado de la carretera hacía que el astro se mantuviera a la izquierda, “volando” en paralelo hasta un poco antes del siguiente pueblo.


“El objeto acompañó al vehículo, volando en paralelo durante siete kilómetros” Al llegar a Otero de Bodas, el OVNI se alejó y al sobrepasar el citado pueblo, volvió a acercarse al testigo. Lo típico de las “persecuciones” de astros. Los obstáculos y la iluminación del pueblo hacen perder de vista, momentáneamente, al supuesto OVNI o que éste parezca alejarse.

Ahora iba un poco por delante de mí, así que se me ocurrió entonces utilizar los faros y comencé a lanzarle ráfagas. ¡Era increíble! La bola roja respondía de una forma muy curiosa: en un instante se achataba y quedaba como una elipse y formaba a su alrededor círculos de colores, y de la zona central se ponía de color anaranjado. Después volvía a tomar la forma de una bola roja. Lo hice una cuantas veces y siempre respondía igual.” (pp. 47-48) (La negrita es mía).

Trazando el azimut de Arcturus desde esta última población (que en ese momento era de unos 102º) comprobaremos que, durante un buen trecho, la estrella estaba ubicada un poco por delante del observador. La supuesta respuesta del OVNI a las luces que le daba el testigo, probablemente, es una interpretación muy particular del susodicho al parpadeo del astro. Cuando esta estrella está cerca del horizonte y hay buena visibilidad, sus destellos anaranjados son muy llamativos.


A la altura del kilómetro 52, pasando el puente sobre el río Tera, el testigo se detiene para observar mejor: “José Luís, de pie junto al arcén, a escasos doscientos metros del aparato volador, tomaba buena nota de todos sus movimientos.” Repara que hay tres coches parados y sus ocupantes parecen observar el OVNI que: “Poco a poco comenzó a elevarse muy despacio, siguiendo la cuenca del río.”

El testigo se puso en marcha y el OVNI: “Tras sobrevolar la central hidroeléctrica de Valparaíso, fue ganando altitud y tomó lentamente dirección oeste.” (p. 48) (La negrita es mía).

El dato de los doscientos metros al OVNI es muy subjetivo. Los tamaños y distancias estimados no suelen ser precisos y menos si se cae en una ilusión. El azimut de Arcturus, como se aprecia en el mapa, pasa por el cauce del río Tera, la central hidroeléctrica (al ponerse en marcha el testigo) y apunta hacia el oeste.


“Al llegar al cruce con la nacional 525 y dirigirme hacia Mombuey lo tenía justo delante de mí, pero ya muy alejado... Más ráfagas y aquello se acercaba de nuevo, pero cada vez estaba a mayor distancia, en dirección al puerto de Padornelo. Cuando entré en Mombuey, el objeto estaba ya muy alejado y se perdía en dirección a Ourense. Ya no lo vi más.” (pp 48-49)

“Aquel artefacto, OVNI, o lo que fuese no hizo ruido en ningún momento; nada de nada. A mí lo que más me mosqueaba era esa continua sensación en la nuca, algo así que notas cuando crees que te están observando...
Tenía entre 15 y 20 metros de diámetro y hacía como pequeñas oscilaciones o giros al desplazarse. Los otros conductores se fueron enseguida, no sé porqué...” (p. 49) (La negrita es mía).

Si se traza el azimut de Arcturus (aproximadamente sobre las 19:16 horas locales) desde el citado cruce, se comprobará que el mencionado astro era visible delante del observador hasta la entrada a Mombuey. Como en esos momentos a la mencionada estrella le faltaban unos 10º para su ocaso, su observación se iba haciendo más difícil y al entrar en el citado pueblo la perdió de vista definitivamente. Si se prolonga el acimut de Arcturus, veremos que pasa por Ourense, dirección por donde se perdió el supuesto OVNI.


Las posiciones de Arcturus, a lo largo de toda la “persecución”, son plenamente coincidentes con las del OVNI, como ya se ha visto. Si a esto le añadimos una serie de ilusiones sufridas por el testigo más las presumibles ideas preconcebidas del encuestador, resultará un persecución OVNI fantástica.

El autor finaliza la exposición del caso con la siguiente apostilla: “Nunca sabremos si la intención de aquel OVNI era entretener al testigo o sobrevolar lentamente la línea de alta tensión que discurre paralela a la carretera.” (p. 49)

Después de examinar el caso, ninguna de esas dos opciones parecen viables. Habría que preguntarse, a mí juicio, ¿porqué el testigo tomó a una estrella brillante por un OVNI cercano y perseguidor?

martes, 3 de noviembre de 2009

Otra mariposa-ovni

¿Recuerdan el caso de la mejor foto OVNI del año? Pues resulta que en Tulsa (Oklahoma) han fotografiado, el pasado día 10 de octubre, un supuesto OVNI que al final resultó ser una mariposa. Concretamente, una mariposa Monarca.


La imagen está tomada de este sitio, donde se pueden leer más detalles del caso.

Como puede apreciarse en la siguiente instantánea, el supuesto OVNI de Tulsa es similar a la mariposa-ovni captada en una playa de Costa Rica el pasado mes de abril.


Los dos supuestos OVNIs juntos para compararlos.

jueves, 29 de octubre de 2009

El zeppelín perseguidor

En la revista Año Cero, nº 10-231, José Manuel Frías publica un artículo titulado: Valencia de Alcántara: Punto de encuentro OVNI. El citado autor comienza su trabajo diciendo que esa localidad cacereña es una de las zonas, de la península ibérica, donde más actividad OVNI se produce. Y considera que podría estar relacionada con los monumentos prehistóricos existentes en la localidad: “De hecho, los ufólogos saben que esta clase de enclaves, en los que abundan monumentos megalíticos, parecen “atraer” a los no identificados.” A lo mejor, lo que “atrae” a los OVNIs al citado lugar son los olivos y alcornoques, abundantes en la zona. Podría ser, ¿no?


Muy probablemente, ninguna de estas dos circunstancias (monumentos megalíticos y olivos/alcornoques) atrajo al OVNI cuya historia pasa a relatar con el título de: El zepelín “acosador”. Avistamiento ocurrido en una noche de noviembre de 1993 (Pérez Sarró), entre San Vicente y Valencia de Alcántara. Curiosamente, Frías lo fecha en: “aquella fría noche de noviembre de 1987.”

El 25 de agosto del 2006, ya escribí una entrada sobre esta observación, que pueden leer aquí, basada en los datos ofrecidos por Gonzalo Pérez Sarró en Huellas de otra realidad (Madrid, 2006).



La información del caso apunta a una confusión con la Luna. La coloración anaranjada, la altura sobre el horizonte, el tamaño aparente, la forma, la dirección de aparición, etc. del supuesto OVNI son coincidentes con nuestro satélite natural. Los testigos al no identificar al citado astro cayeron en una serie de ilusiones y juzgaron estar viendo un objeto desconocido, cercano y en movimiento. En el mapa celeste puede verse la fase que tenía la Luna el día 18 de noviembre de 1993.

En definitiva, se trató de una “persecución” lunar, pero supongo que se hará caso omiso de esta explicación (ya que eso no es rentable y no interesa) y se seguirá exponiendo el avistamiento como un OVNI acongojante.

lunes, 26 de octubre de 2009

Aviovnis sobre Galicia

Por lo visto, en los últimos meses se ha producido sobre la ciudad gallega de Vigo una intensa actividad OVNI. Un individuo, que se hace llamar luzmarte2003, ha colgado en You Tube una serie de grabaciones donde se aprecian, según él, OVNIs sobrevolando la mencionada ciudad.

A continuación muestro algunas imágenes, capturadas de los vídeos, con parte de sus correspondientes comentarios. Esta es una breve muestra de la ufología más crédula que, por lo que se ve, vive en otra realidad.


“Esta máquina volante se manifestó súbitamente en el cielo practicamente en mi vertical. Me encontraba, como acostumbro, esperando verlos de un "MOMENTO" a otro, cuando como dije, aparecieron sin haberse desplazado por el arco de cielo correspondiente a su trayectoria, antes de llegar a mi vertical como así debería haber hecho...”


“El porqué de ésta abundante manifestación CON AVISTAMIENTOS MASIVOS A NIVEL PLANETARIO, debemos de encuadrarlo en el perfecto plan o ""PROGRAMA"" que están llevando en estos ""MOMENTOS..."" Y ésto, con el objetivo de recordar a la humanidad que el ""MOMENTO"" cósmico anunciado HACE TANTO TIEMPO está, en acto....”


“Si se observa con atención el vídeo, se podrá ver que el emisor de la fina estela que genera, rodea por completo a éste, impidiendo ver su completa forma que por lo que muestran las imágenes, es inevitablemente circular.”


“Se trata de dos ovnis volando prácticamente, por no decir casi fusionados, pues volaban tocándose sin colisionar, pegados literalmente el uno con el otro.”

Las imágenes hablan por sí solas. Resulta increíble que a estas alturas, el vuelo de un avión sea interpretado de esa manera. Parecían cosas del pasado, sin embargo, en otras partes del mundo también andan asombrados con vídeos semejantes.

Este tipo de confusiones eran habituales al comienzo de los años 50, cuando los aviones a reacción eran algo novedoso. El desconocimiento de los observadores, hacía que estas aeronaves se convirtieran en “platillos volantes” gracias a la moda platillista procedente de los Estados Unidos. De hecho, durante la oleada española de marzo/mayo de 1950 se produjeron muchas confusiones con los citados aviones, que por esas fechas comenzaban a surcar los cielos de la península ibérica.
Añadido el día 27
Como me ha parecido interesante, complemento esta entrada con un artículo de Manuel Borraz, publicado en Papers d'Ovnis, nº 34 de octubre-diciembre de 2003, relacionado con los "aviovnis", que se puede leer aquí. Y con este vídeo enviado por Belduque, periodista de Monterrey, Nuevo León (México), donde se aprecia la transmutación de un OVNI.

domingo, 18 de octubre de 2009

Otra de pilotos

Esta entrada aborda brevemente una cuestión que había quedado en el tintero y que, sin duda, tiene su importancia: La fiabilidad del testimonio de los pilotos. En la revista Más Allá, nº 246 y en El Ojo Crítico, nº 62, Manuel Carballal publica un estudio sobre el citado tema, incluyendo unas tablas con datos de las observaciones de los aviadores a través del tiempo.

Antes de continuar hay que señalar que de los siete avistamientos, elegidos por el autor para su trabajo, cinco casos (la mayoría) ya están explicados (ver aquí).

Este artículo está basado en un mensaje que Manuel Borraz Aymerich envió a una lista de correos de la Fundación Anomalía.

El estudioso gallego (Carballal) concluye su análisis de la siguiente manera:

“Para evaluar este aspecto, nunca antes tratado, de la psicología de la percepción de los pilotos tenía que seleccionar un grupo de casos, lo suficientemente antiguos y conocidos, como para que existiesen abundantes descripciones del incidente, realizadas por el mismo testigo, a lo largo de los años. Una vez seleccionados recopilé todos los libros, revistas o entrevistas radiofónicas o televisadas, en las que esos pilotos habían descrito su experiencia, y añadimos entre una y tres entrevistas personales con todos ellos. Con ese volumen de información ya era posible establecer unas tablas comparativas en las que contrastar los datos sobre distancia, duración del avistamiento, características, etc. que los pilotos habían descrito a lo largo de los años. El resultado es evidente. Salvo casos muy excepcionales, la contrastación de sus testimonios, a pesar de los años transcurridos, no deja lugar a dudas sobre el grado de fiabilidad en sus relatos (ver tablas).” (La negrita es mía)


Como acertadamente comentó Manuel Borraz en su correo:

“Dejando a un lado el "pequeño" detalle de que la invariabilidad de un relato a lo largo del tiempo no presupone que lo que se cuenta sea fiable y que no estamos hablando de "psicología de la percepción", si nos remitimos a las tablas tampoco podemos suscribir la conclusión del estudio.

Resulta que, de entrada, dos de los siete ejemplos recogidos en las tablas no pueden considerarse fiables. El primero de los dos ejemplos a los que me refiero es el protagonizado el 4 de noviembre de 1968 por el Comandante Juan Ignacio Lorenzo Torres.

Carballal indica: "Su tripulación, también entrevistada por el autor, no comparte la descripción del incidente que hace Lorenzo". Automáticamente, la fiabilidad de este testigo queda en entredicho.

El segundo ejemplo es el incidente canario del 17 de septiembre de 1968 (Comandante Julián Rodríguez Bustamante). Como ya se ha señalado en otras ocasiones y es patente en la correspondiente tabla del artículo, sucesivas versiones del incidente fueron mostrando un OVNI cada vez más cercano, grande y duradero.

Por supuesto, la muestra es muy reducida, pero si hubiera que sacar conclusiones extrapolando resultaría que ¡más de la cuarta parte de los testimonios aportados por pilotos serían poco fiables!..."

jueves, 15 de octubre de 2009

Avistamiento en Lloret de Mar (Girona)

El día 3 de agosto de 2009 varias personas observaron, desde el paseo marítimo de esta población de la costa brava, un supuesto OVNI. La descripción del caso, extraída de aquí, es la siguiente:

“Según el testimonio de Miguel Arroyo: “El suceso ocurrió en Lloret de Mar (Gerona) el día 3 de Agosto de 2009 mientras paseábamos por el paseo marítimo cerca de la playa en torno a las 22:45 horas, aproximadamente. De pronto en el cielo apareció un punto rojo bastante grande y brillante, más que una estrella, poco a poco fue haciéndose más grande hasta que se convirtió en un bola de fuego (no rojo, sino de fuego) del tamaño casi como la cuarta parte de la luna, que estaba casi llena.
Dicha bola de fuego no se movía del lugar donde había aparecido, y permaneció allí durante aproximadamente 2 minutos. Luego poco a poco comenzó a hacerse más pequeña (al igual que antes se había hecho más grande el punto rojo, pero con más lentitud esta vez) hasta desaparecer por completo y no quedar nada en el cielo.
En total desde la aparición del punto rojo hasta que desapareció transcurrieron unos 4 ó 5 minutos, aproximadamente. El fenómeno lo vieron unas cuantas personas que había por allí paseando, y que al igual que nosotros también se quedaron sin poder reaccionar (era bastante espectacular la bola de fuego)...
Yo pude grabar (con cámara de fotos, no de vídeo) un pequeño vídeo d
e cuando el misterioso objeto está desapareciendo... La calidad del vídeo es bastante pobre (es una cámara de fotos normalita, no una de vídeo... por eso durante la grabación no podía poner zoom ni nada)... Pero en fin, menos es nada...”.

La grabación puede verse en este sitio. A continuación muestro una imagen capturada del citado vídeo.



Como se puede apreciar, el presunto OVNI no parece tan impresionante. Sólo es una luz, más brillante que las estrellas, que está inmóvil en el cielo. Además, no parece llamar la atención de la gente, que camina por el paseo sin percatarse de dicho punto luminoso.

El OVNI, como puede verse en el vídeo, era visible hacia el mar. Asimismo, su descripción y comportamiento no se diferencian mucho de un astro brillante. Precisamente, a esa hora de la noche y por la misma zona del cielo era visible el planeta Júpiter. Al encontrarse el mencionado astro a poca altura, suele verse más grande y con una coloración rojiza.

La siguiente imagen muestra a Júpiter y sirve para comparar con la grabación del OVNI.



A las 22:45 horas (GMT+2) del día 3 de agosto, el citado astro tenía un azimut de 302º (ubicado hacia el SE) y unos 11º de altura sobre el horizonte. Si trazamos el azimut de Júpiter en un mapa de Lloret de Mar, comprobaremos que coincide con la posición del “extraño” punto luminoso.


Las nubes que había esa noche en la población gerundense jugaron una mala pasada a los observadores. Cuando Júpiter aparece, de pronto, en un claro de nubes suele ser muy llamativo. Además, por esas fechas alcanzaba su máximo brillo, ya que el día 14 de agosto se encontraba en oposición (máximo acercamiento a la Tierra).

La desaparición del presunto OVNI fue provocada, también, por las nubes al tapar gradualmente al brillante planeta.

domingo, 4 de octubre de 2009

La primera fotografía OVNI de la historia

La fotografía que muestro seguidamente fue obtenida en el invierno de 1870/1871 en Monte Washington, New Hampshire (EEUU) y según blogs, web, etc. ufológicos, en dicha foto puede observase, en una formación nubosa, un OVNI en forma de puro (en el argot ovnilógico, una nave nodriza). Por lo tanto, esta sería la imagen más antigua de un objeto volante no identificado.


Igualmente, esta fotografía viene acompañada, en casi todos los sitios donde se publica, de la siguiente coletilla: En aquella época era difícil manipular las fotos y, además, no había aparatos voladores (excepto globos), al menos no de este mundo.

Pero resulta que esta imagen está recortada, seguramente para eliminar elementos del paisaje que delatarían la ubicación del supuesto OVNI. En la fotografía original (que es una imagen estereoscópica) se puede apreciar que lo que parecían nubes en realidad es hielo y nieve.


La fotografía fue tomada en una expedición científica que pasó el invierno de 1870/1871 en el citado monte. El OVNI es, abróchense los cinturones, ¡un metro plegable! La explicación de la enigmática imagen se puede leer en este sitio.

La cruda realidad es así y nos dice constantemente que cualquier cosa puede ser tomada por un OVNI. La única condición que se exige es, no saber lo que se está viendo. En la ufología patria hay algunos ejemplos llamativos, uno de ellos muy gracioso: El caso del OVNI-mariposa.

lunes, 28 de septiembre de 2009

Sobre pilotos y confusiones con Venus

El artículo de Manuel Borraz (Venus: la “prueba del nueve") y el de un servidor (¿Los pilotos son testigos perfectos?) han sido calificados por M. Carballal (ufólogo e investigador), el primero como “desinformación” y el segundo, como “delirante” y “ridículo”. Aquí y aquí pueden leerse los comentarios del citado ufólogo.

Si las dos entradas mencionadas están equivocadas, la cuestión es muy sencilla: con exponer los datos que rebatan las susodichas es suficiente. Lo importante es que prevalezca la verdad.

Por otra parte, los argumentos que utiliza el mentado ufólogo para negar las confusiones venusianas por parte de los pilotos son los siguientes: Los pilotos tienen una buena formación astronómica y siempre son capaces de reconocer el planeta Venus.

Si en las proximidades del OVNI era visible Venus (o cualquier otro lucero), el hecho de que el piloto no lo mencione luego al describir su avistamiento no prueba que el OVNI fuera Venus. Si se le preguntara expresamente, admitiría que junto al fenómeno anómalo también vio Venus pero que no le dio importancia.

Para Carballal: “Que no mencionen a venus, jupiter o marte, cuando describen el incidente (selección perceptiva) es tan lógico como que el traumatizado testigo de un atropello no describa si en la calle del accidente había o no una pescadería...”

Sin embargo, estos argumentos no se sostienen en pie como se verá a continuación. Gracias a la búsqueda realizada por Manuel Borraz, en los seis casos de probable confusión con el planeta Venus, citados en su artículo, ha encontrado información que muestra que los pilotos no veían simultáneamente el OVNI y Venus, o no supieron reconocerlo.

4/11/68. Avión comercial frente a la costa de Castellón, en vuelo Londres-Alicante.

En la entrevista periodística al comandante del avión, Lorenzo Torres, publicada en la revista "La Actualidad Española" (n° 898, 20 de marzo de 1969), el testigo aludía a la posibilidad de una observación de Venus: "Comprendimos que no podía ser Venus, pues yo había leído algo al respecto, y tenía la seguridad, tras pensarlo detenidamente, de que no se trataba de aquel planeta".

Como muy bien dice M. Borraz: “De esta declaración se deduce, por un lado, que los observadores no descartaron de entrada la posibilidad de que estuvieran observando Venus, hasta el punto de que fue descartada tras "pensarlo detenidamente". Recordemos que, en dicha entrevista, Torres opinaba que era posible que se tratara de "algo excepcional, puesto en el espacio por alguna potencia", pero, significativamente, también admitía que pudo tratarse del "reflejo de una estrella"... (!?)

Por otro lado, también queda claro que Venus no era visible simultáneamente con el OVNI (en cuyo caso habrían descartado directamente que el OVNI fuera Venus, sin más circunloquios...).”

25/2/69. Avión comercial alcanzando Sagunto, en vuelo Palma de Mallorca-Madrid.

En el informe del Teniente Coronel Informador, fechado el 24 de marzo de 1969, puede leerse:
"En principio, esta suposición [hipótesis de que se hubiera observado Venus] puede tener en su contra la posición y categoría técnica de los observadores. Cuesta creer en una confusión de quienes están continuamente volando y habituados a observar durante muchísimas horas el aspecto del firmamento. Pero la experiencia nos dice que otros pilotos más experimentados, han sufrido errores, no ya como el que estamos estudiando, sino mucho más incomprensibles.”

En las declaraciones oficiales de ambos pilotos se les preguntó concretamente: ¿Vio algún otro objeto brillante en esa zona? La contestación fue NO. “Es indudable como más adelante demostraremos, que tenían que estar viendo al planeta Venus.”, añadía el Teniente Coronel informador.

Dibujo extraído del expediente desclasificado.


En El Diario Vasco del 12 de marzo de 1969, se publicó una amplia noticia del caso y se cita un comentario de Ordovás: "Cuando vimos las luces -ha dicho- pensamos en todo: en Venus, en un avión, en un globo, y sin embargo seguro que nada de esto era. La noche estaba muy clara y no podíamos confundirnos. Lo que vimos era un objeto no identificado, eso seguro..."

En la siguiente nota publicada por Pueblo el día 10 de abril de 1969 se insiste, también, en que los pilotos sólo veían una luz que evidentemente tenía que ser el citado planeta.



26/9/73. Avión militar frente al Golfo de Valencia, de regreso a la base de Manises.

El argumento de Carballal da por supuesto que los pilotos, y en especial los de combate, están muy cualificados astronómicamente y siempre son capaces de identificar un astro como Venus.

La información sobre este caso instruida por el Comandante Juez Informador, con fecha del 7/11/1973, incluía el siguiente comentario:

"OTRAS INVESTIGACIONES EFECTUADAS.
En los vuelos nocturnos efectuados durante esos días, algunos pilotos observaron al efectuar la penetración, un punto brillante en el horizonte y en esa misma dirección que resaltaba sobre las demás estrellas debido posiblemente, según su opinión, a algún satélite solar."

Como indica Borraz: “Si se examina el aspecto del firmamento por aquellas fechas resulta incuestionable que el astro observado aquellos días era el planeta Venus. No obstante, ni esos otros pilotos que lo observaron ni el propio Comandante que instruía la información habían llegado a una identificación concreta.

Si, por su parte, los pilotos que observaron el OVNI del 26 de septiembre tenían una formación astronómica comparable, queda en tela de juicio su capacidad para reconocer Venus, que sabemos se encontraba en la dirección aproximada en que se observó el OVNI.”

16/12/79. Avioneta en vuelo Barcelona-Zaragoza.

La tesis del ufólogo gallego supone que el OVNI no era comparable ni de lejos a Venus. Aquí hay un nuevo ejemplo de que el fenómeno luminoso que no sabían identificar no se diferenciaría mucho de un astro brillante.

Del informe de los pilotos (17/12/79):

"La noche era despejada, sin Luna y muy oscura". Comenzaron observando una luz blanca muy brillante, aparentemente fija y a un nivel ligeramente superior:

"Según nuestra posición y el ángulo de visión, esta luz podía estar situada sobre Tarragona o la Costa y según nuestra propia apreciación de 20 a 30 millas náuticas (37 a 56 Km.) distante de nosotros, teniendo en cuenta la falta de campo de profundidad para poder darnos alguna perspectiva o referencia debido a la oscuridad de la noche."

22/5/80. Avión de la compañía NAYSA en aproximación al aeropuerto de Gando (Gran Canaria).

Comunicaciones con el Centro de Control Aéreo de Canarias:

"Nosotros vemos solamente una luz que se mueve a mucha velocidad, o sea se mueve de una forma extraña, no sabemos si puede ser debido a las nubes."
Según Borraz: “Ese "sólamente una luz" podría interpretarse tanto en sentido descriptivo (se trataba de una simple luz) como numérico (sólo una luz a la vista). Los dos sentidos son de interés aquí: el fenómeno no sería muy distinto de un lucero y no se veía simultáneamente con Venus.”

Sobre el peculiar movimiento de la luz, el piloto volvería a insistir unos minutos más tarde:

"[La luz] sube y baja pero no sé si podrá ser debido a que hay una capa de nubes abajo y que aumenta y disminuye la velocidad, entonces, te da sensación de que se mueve."

“A lo anterior puede añadirse que en ningún momento de la conversación con el centro de control se menciona a Venus, cuando hubiera sido una cómoda referencia para describir la situación del OVNI y su presunto desplazamiento con rumbo aproximado SO (que sólo se vio en el radar...).

En un momento dado, indican: "Está como al sur de Tenerife", lo que implicaba ubicarlo a más de 50 km de distancia...” (M.Borraz)

12/2/85. Avión comercial en vuelo Arrecife-Las Palmas (Islas Canarias).

El comandante del avión manifestó, en declaraciones a RNE/Radio 1 (noticias de "24 horas", noche del 13/2/1985): "Era una luz de tamaño dos o tres veces más grande que Venus en su mejor época de visión, en una noche clarísima".

Una vez más, resulta evidente que Venus no era visible en las proximidades del OVNI, si no la comparación habría sido directa en lugar de referirse a "Venus en su mejor época de visión".

Como puede comprobarse, toda esta información está incluida en los expedientes desclasificados o ha sido publicada en diversos medios de comunicación. Sin embargo, Carballal no la tiene en cuenta a la hora de hacer sus razonamientos. Por lo tanto, la pregunta resulta inevitable: ¿Qué fiabilidad tienen las “investigaciones” de ciertos ufólogos?

Por último, sí estamos de acuerdo con el siguiente comentario, realizado por el mencionado estudioso en una entrevista de radio: “...yo siempre he dicho que la mayor aspiración de quien intente investigar fenómenos extraños es que dejen de existir los fenómenos extraños. Es intentar encontrar la explicación honradamente, racionalmente...”

Pero por lo visto, algunos no ven (o no quieren ver) la realidad (léase las explicaciones) aunque la tengan a un palmo de sus ojos.

lunes, 21 de septiembre de 2009

Un aterrizaje OVNI imaginario

El día 5 de junio de 2009, cerca de la localidad de Perú (Argentina), un conocido realizador televisivo obtuvo unas fotografías del despegue de un supuesto OVNI. Eran las 7:40 de la mañana y su intención era fotografiar el amanecer. Hay que indicar que el fotógrafo no vio, a simple vista, el presunto OVNI. Lo descubrió cuando examinó la imagen en la pantalla de la cámara. A continuación, una de las fotografías obtenida de este sitio.


El autor de las fotos se puso en contacto con el CEUFO para analizar las mismas: “En el análisis primario se observa en la primera toma, un extraño objeto posado en el campo, a orillas del monte a una distancia de entre 150 y de 200 metros . En la segunda toma, el objeto ya estaba en el aire y en las sucesivas tomas, se aprecia como el objeto se aleja del lugar.”

Sin embargo, la realidad es bien distinta. Las imágenes son bastante evidentes. Se trata de un reflejo del Sol en la óptica de la cámara (lens flare), luces parásitas que suelen aparecer en la imagen cuando se sacan fotos apuntando hacia el astro rey. Seguidamente otro ejemplo de lens flare provocado por el Sol.



“Las imágenes ya están en laboratorios de análisis fotográfico del Centro de Estudios UFO y de la Fundación Argentina de Ovnilogía (FAO) cuyos resultados se conocerán a principios de la semana próxima.” Como todavía no se han publicado los resultados de los análisis de las fotos, adelanto la explicación con esta entrada.

Por otra parte y para finalizar, las ideas preconcebidas y los prejuicios pueden rizar el rizo. Además de creer que se trata de un aparato despegando del suelo, algunos detectan hasta unas caras en lo que sería la parte de la “cúpula” del supuesto OVNI. Casi nada.

martes, 8 de septiembre de 2009

Venus: la "prueba del nueve"

Siguiendo con el tema de las observaciones de OVNI efectuadas por pilotos de vuelo, en el programa de radio La Rosa de los vientos”, de Onda Cero, Bruno Cardeñosa entrevistó, el 27 de julio, a Manuel Carballal sobre la mencionada cuestión. En la conversación hay un comentario del ufólogo entrevistado que me resulta curioso: “...yo siempre he dicho que la mayor aspiración de quien intente investigar fenómenos extraños es que dejen de existir los fenómenos extraños. Es intentar encontrar la explicación honradamente, racionalmente...” (minuto 27:13)


Sin embargo, cuando se encuentra con pilotos que NO son “testigos perfectos” pasa de puntillas: “Del caso Lorenzo Torres prefiero no hablar, sabes que yo tengo mis dudas porque yo entrevisté a toda la tripulación, no sólo a Juan Ignacio Lorenzo sino al mecánico de vuelo, al copiloto y demás y tiene una historia muy larga...” (minuto 52:51)

Durante la entrevista, los dos ufólogos disertan sobre lo disparatada que es la explicación de Venus para algunas observaciones protagonizadas por pilotos: “...es una justificación muy recurrente. Ahora aparecerá otra. Se va a empezar a hablar de los globos chinos. Dentro de poco, pronto, todos los ovnis que se vean van a explicarse con la teoría de los globos chinos. Antes eran los globos sonda. Antes era Venus...” (minuto 30:58).

En fin, sin comentarios.

Sobre esta materia (las confusiones con Venus), incluyo a continuación un texto de Manuel Borraz Aymerich que es un complemento de su trabajo “Venus tráfico no identificado”, CdU nº 18, 1995:
--------------------------


Entre los expedientes desclasificados por el Ejército del Aire (hasta diciembre de 1996), figuran una treintena de casos de avistamientos desde aviones. Si nos concentramos en las observaciones nocturnas propiamente dichas (descartando las diurnas y crepusculares) y retenemos aquéllas que tuvieron lugar cuando Venus estaba presente en el firmamento nos queda un puñado de seis casos.

Pues bien, se trata precisamente de casos cuyas características permiten suponer que los pilotos implicados tomaron a Venus por un "tráfico" desconocido (concordancia de la posición del planeta con la dirección de avistamiento, coincidencia horaria con el ocaso del astro...). Son los seis ejemplos citados en el artículo "Venus, tráfico no identificado" y posterior anexo:


- 4/11/68. Avión comercial frente a la costa de Castellón, en vuelo Londres-Alicante.
- 25/2/69. Avión comercial alcanzando Sagunto, en vuelo Palma de Mallorca-Madrid.
- 26/9/73. Avión militar frente al Golfo de Valencia, de regreso a la base de Manises.
- 16/12/79. Avioneta en vuelo Barcelona-Zaragoza.
- 22/5/80. Avión de la compañía NAYSA en aproximación al aeropuerto de Gando (Gran Canaria).
- 12/2/85. Avión comercial en vuelo Arrecife-Las Palmas (Islas Canarias).

En otras palabras, da la "casualidad" de que en todos aquellos avistamientos nocturnos desde el aire desclasificados en los que existió la posibilidad de que los pilotos confundieran a Venus -porque éste era visible mientras tuvo lugar la observación- comprobamos que la confusión debió producirse efectivamente según todos los indicios.

Ahora bien, ¿no podría tratarse de una mera coincidencia después de todo? Hagamos algunos números para salir de dudas.

Para fijar un criterio, consideremos que el OVNI se encontraba aproximadamente en la dirección de Venus si la dirección (acimut) en que supuestamente se veía no se apartaba más de, por ejemplo, 30º por la izquierda ó 30º por la derecha de donde se encontrara el astro.

Si los OVNIs observados hubieran sido objetos evolucionando en las proximidades de los aviones sin relación alguna con Venus, la probabilidad de que en un caso determinado el OVNI se encontrara aproximadamente en la dirección de Venus, según el criterio definido antes, sería de 1/6 (60º "favorables" -la doble horquilla de 30º- sobre los 360º posibles, de donde resulta 60/360).

Tratándose de sucesos independientes, la probabilidad de que esta circunstancia se diera en los seis casos puede calcularse como el producto de las correspondientes probabilidades individuales: p = 1/6 x 1/6 x 1/6 x 1/6 x 1/6 x 1/6 = 1/46656.

Es decir, la probabilidad de que en todos y cada uno de estos seis casos el OVNI se encontrara aproximadamente donde debía verse Venus por pura casualidad es de... ¡uno entre cuarenta y seis mil! (Y aún nos quedamos cortos, teniendo en cuenta que, como se ve en los diagramas, en la mayoría de los ejemplos las diferencias de acimut OVNI/Venus están por debajo de los 30º que hemos considerado).


En conclusión, sólo hay una posibilidad muy remota de que ninguno de estos ejemplos tenga relación con Venus, como sostienen quienes consideran "absurdo" que los pilotos confundan el lucero con un tráfico. La probabilidad de que algunos de estos avistamientos, si no todos, lo fueran de Venus es muy elevada (con los supuestos anteriores, la probabilidad de cinco concordancias por azar, por ejemplo, sería de 1/7776, y la de cuatro, de 1/1296).

Nos encontramos pues ante una peculiar e inesperada "prueba del nueve" de la explicación venusina. Por su carácter probabilístico, no permite afirmar que este o aquel caso concreto de esta muestra de 6 casos fuera realmente una confusión de Venus pero sí prueba, más allá de toda duda razonable, que como mínimo algunos de los casos lo fueron.

Naturalmente, siempre habrá quien prefiera creer que una conspiración militar ha conseguido manipular toda la documentación disponible sobre estos avistamientos (fechas, horas, direcciones de observación...) para que parezca verosímil la explicación venusina, o que las naves extraterrestres procuran acercarse a los aviones desde el lado donde está Venus, para despistar...

Manuel Borraz

lunes, 31 de agosto de 2009

¿Los pilotos son testigos perfectos?

Eso parece pensar Manuel Carballal, que ha publicado un artículo sobre el tema en la revista Más Allá nº 246, titulado: Pilotos los testigos perfectos. El ufólogo comienza el citado reportaje con un avistamiento producido en los cielos de Grecia el 11 de octubre del 2007. Desde un avión (vuelo 266), que venía de Londres y se dirigía a Atenas, vieron hacia la derecha un supuesto OVNI. La alarma creada fue tal que despegaron dos F-16 para identificar al misterioso objeto, cosa que al parecer no consiguieron. El estudioso gallego escribe: “Se trata del último encuentro entre pilotos y un Objeto No Identificado que vulnera impunemente el espacio aéreo de un país europeo.”


El texto anterior parece dar a entender que los pilotos se toparon con una nave voladora extraña y cercana. Mejor habría quedado, creo, escribiendo que los pilotos vieron algo que no supieron identificar. Sin embargo, el incidente fue, probablemente, una confusión con el planeta Venus que esa madrugada era visible hacia el Este, precisamente hacia la derecha del avión. De todas formas, la información que dispongo del caso es tan escueta que no tengo la certeza de que el citado astro haya intervenido en todas las fases del avistamiento.

Continua citando varios casos como el del piloto Thomas Mantell (7-1-1948, primer mártir de la ufología mundial) y lo considera como testigo de un incidente OVNI destacado pero, como ya es sabido, Mantell murió intentando alcanzar (sin oxigeno) un globo Skyhook soltado el día anterior en la base militar de Camp Ripley (Minnesota).


Pero ahora viene lo más interesante. En la entradilla del reportaje de Más Allá se escribe: “Tras recopilar durante años más de 1.500 casos OVNI protagonizados por profesionales aeronáuticos, nuestro colaborador resume los mejores incidentes de este tipo que se han producido en el espacio aéreo español...” (El resaltado es mío).

El ufólogo expone en su artículo, resumidos, siete avistamientos efectuados por pilotos civiles y militares. Incidentes que en su mayoría ya están explicados desde hace tiempo y que el susodicho parece ignorar.

Caso 1: Ocurrido el día 4 de noviembre de 1968 y protagonizado por el comandante Juan Ignacio Lorenzo Torres. Se trató de una confusión con el planeta Venus, que durante el avistamiento estaba próximo a su ocaso. Ver por ejemplo, “Venus tráfico no identificado” CdU nº 18, 2ª Época, 1995, pág. 76-82, de Manuel Borraz. El expediente desclasificado del incidente puede leerse aquí. Hay que añadir un detalle revelador: “Su tripulación, también entrevistada por el autor de este informe, no comparte la descripción del incidente(Más Allá). (El resaltado es mío).

Caso 2: Sobre el pantano de Yesa (Navarra), 11 de marzo de 1979. Un “ovni” de 4 kilómetros de diámetro que nadie vio desde tierra. Confusión con un altocumulus lenticularis. Más información aquí.

Caso 4: 26 de septiembre de 1976 (datación errónea, tendría que ser 19-9-1976). Confusión con un bólido. Caso explicado por Manuel Borraz en: “OVNIS: HISTORIAS INCREÍBLES CON EXPLICACIONES CREÍBLES”, Stendek 2000, febrero 1997, pág. 123-138.



Caso 5: 11 de noviembre de 1980. Probable confusión con un bólido. En este incidente resulta patente como el paso del tiempo va modelando el testimonio adaptándolo al mito OVNI. En el año 1980 se describe el OVNI como una gran pompa de jabón verde. En 1991 aparece un nuevo elemento: Dentro de la pompa se observa la sombra de una cabeza. Y en entrevista personal del ufólogo (no se indica fecha) Esfera verde mate. Se observó la silueta de un humanoide.

Sobre confusiones con meteoros ver el trabajo de Manuel Borraz: “Meteoros con ventanillas” CdU nº 9-10, 2ª Época, septiembre-diciembre 1990, pág. 15-24.

Caso 6: 17 de septiembre de 1968. El informe desclasificado del incidente puede leerse aquí. En él se llega a la conclusión de que pudo tratarse de un rayo globular. En mi opinión, la descripción del fenómeno apunta también hacia la observación de un bólido.

Luego hace alusión a un par de casos. Uno de ellos es el de un avión que volaba entre Lanzarote y Tenerife el 22 de junio de 1976 (caso fechado el 22-7-76 en el artículo de Más Allá) día del famoso “caso Galdar” que fue provocado por el lanzamiento de un misil Poseidón.

Como se ha visto en los ejemplos anteriores, los pilotos, como todo el mundo, en ocasiones también se equivocan y pueden llegar a no identificar correctamente algunos estímulos luminosos llamativos, sucumbiendo al influjo de los OVNI.

martes, 11 de agosto de 2009

OVNIs en el día internacional de los OVNIs

Durante una alerta celebrada el día 24 de junio de 2009 en Argentina, precisamente en el denominado Día Mundial de la Investigación OVNI, miembros del grupo ufológico pampeano CEUFO consiguieron la siguiente fotografía, que fue tomada en la zona oeste de la ciudad de Santa Rosa provincia de La Pampa.



Lo que aparece en el cielo de la imagen no son objetos que pasan volando velozmente, eso está claro. De ser así, los “objetos” habrían dejado, en la foto, un largo rastro luminoso. Son, indudablemente, los conocidos reflejos de las luces de la ciudad en las lentes de la cámara (luces parásitas o lens flare). Los “ovnis” capturados son parecidos al reflejovni que publicó la prensa oficial china el pasado mayo (que, por cierto, tuvo una gran difusión) y que en esta entrada se explica perfectamente.



En este otro sitio se puede ver un ejemplo muy didáctico de luces parásitas. En el reportaje fotográfico se incluyen algunas imágenes con flotillas de reflejovnis y su correspondiente explicación.

lunes, 3 de agosto de 2009

Más OVNIs fantasmas

La fotografía que muestro a continuación fue tomada en el lago Nahuel Huapi, ubicado entre las provincias de Neuquén y Río Negro (Argentina), en diciembre de 1968.


Como dato significativo, el fotógrafo en el momento de hacer la toma no vio nada raro volando sobre el lago. Fue después de revelar el negativo cuando descubrió el supuesto OVNI. O sea, que la imagen expone el típico OVNI fantasma o invisible. Además, este fue el segundo de este tipo de casos producidos en el citado país.

En la fotografía se puede apreciar, claramente, que está hecha a contraluz. El Sol está ubicado en la parte superior izquierda de la imagen y fuera del encuadre. Por lo tanto, el aparente OVNI, probablemente, sólo es un reflejo del Sol en la óptica de la cámara fotográfica.

Un ejemplo de lens flare provocado por el astro rey puede verse en la siguiente imagen.



miércoles, 29 de julio de 2009

Globovni sobre el pirineo aragonés

El día 22 de abril del año 2002, lunes, al atardecer y desde un lugar no precisado de Aragón se grabó en vídeo un supuesto OVNI, aparentemente sobre el pirineo aragonés. La grabación comenzó a las 20:31 y finalizó a las 21:03 horas locales. Parte de la susodicha filmación puede verse aquí.

Resulta evidente que el mencionado OVNI es un globo estratosférico, incluso puede apreciarse como cuelga de él el instrumental.


Para comprobar si ese día se soltó algún globo desde alguna base cercana, consulté la magnifica web, sobre globos estratosféricos, de Luis Eduardo Pacheco (Stratocat) y efectivamente, el día 22 de abril del 2002 se lanzó uno desde el centro de lanzamientos de Aire-Sur-L’Adour (Francia), a las 15:49 UTC. Detalles del vuelo aquí. En la imagen siguiente, tomada de Stratocat, se muestra el recorrido del globo que transcurrió muy cerca de la frontera con España.


La prueba comenzó a las 17:49 y concluyó a las 22:11 horas locales con la caída de la carga útil cerca de la localidad de Foix. El globo llegó al nivel de flotación (40 Kms.) a las 20:33 horas, justo dos minutos después de comenzar la grabación (20:31 h). El Sol se puso, ese día, a las 20:54 horas locales.

No se precisa el punto desde donde se realizaron las tomas pero, por ejemplo, desde Zaragoza, que habría una distancia de unos 180/190 kilómetros hasta el globo, sería visible a unos 12º sobre el horizonte. En el siguiente fotograma de la filmación podemos ver una vista en gran angular que da una idea de la elevación que tenía el globo.


Como el título del vídeo dice: “OVNI... o lo que sea”, espero que esta entrada sirva para aclarar las dudas del autor de la citada vídeo grabación.

martes, 21 de julio de 2009

Flotilla de OVNIs sobre México

Fotografía obtenida en la ciudad de México que ha sido considerada, en algunos sitios, como una de las mejores fotos del mundo tomadas a OVNIs durante el año 2008. La he descubierto por aquí buscando otra cosa.




La imagen es muy sugestiva y los ovnis parecen los clásicos “platillos volantes”. Sin embargo, la realidad es otra. Los cuatro discos que aparecen en el cielo de la ciudad son los típicos reflejos en las lentes de la cámara (lens flare) y han sido provocados por la fuerte iluminación que producen las cuatro farolas que se ven en la calle.

En la siguiente imagen puede verse la correspondencia entre los susodichos reflejos (ovnis de los mejores, para algunos) y las farolas que iluminan parte de la escena.


Añadido el día 22 de julio
Según la información facilitada por Leopoldo Zambrano Enríquez, analista mexicano, y que desde aquí agradezco, la fotografía está tomada en la ciudad de Zacatecas y como suele ser habitual en estas tomas, el fotografo no vio nada raro en el cielo. Fue al pasar la imagen al ordenador cuando descubrió los cuatro discos en el cielo.


Añadido el día 8 de noviembre de 2009
Los “platillos volantes” que aparecen sobre la catedral de Zacatecas no son reflejos en la óptica de la cámara, como explicaba un servidor en esta entrada. Son un fraude. El montaje me lo ha comunicado personalmente su autor hace unos días. Difundió dicha fotografía en una lista de correos para realizar un sondeo entre sus miembros y se propagó por Internet hasta convertirse en la mejor foto ovni del año 2008.

Los comentarios realizados por VIC estaban muy acertados. Se trata de galletas de chocolate y no monedas, como decía él. Desde aquí agradezco al autor del fotomontaje por el esclarecimiento de dicha imagen.