viernes, 22 de agosto de 2008

Una abducción con calzador

La revista Año Cero del mes de agosto publica un reportaje sobre ovnis, firmado por M. Requejo y M. Pedrero, titulado: OVNIS: terror en la carretera. En el citado artículo recogen una serie de avistamientos, producidos en las carreteras españolas, que, en mí opinión, merecerían un examen más detallado y sosegado para llegar a una conclusión más clara.

De las diversas observaciones escogidas por los citados autores, me llama la atención la inclusión del caso de Benalmadena (Málaga), acaecido el día 12 de agosto de 1996. La historia que se relata es, a mí juicio, tan peculiar que me sorprende que todavía se la siga considerando como un suceso extraño. El incidente también aparece, por increíble que parezca, en el catálogo de humanoides (caso nº 133) de Albert Rosales.

Como no encuentro en Internet un relato de la historia, hago un breve resumen de la misma. La noche del día 12 de agosto, J.R. Barrio, que se encontraba de vacaciones en la Costa del Sol, se dirigía hacia la ciudad mencionada anteriormente cuando se dio cuenta de que una luz le perseguía. La persecución duró varios kilómetros hasta que el ovni se le echó encima: “Entonces aquella nave se puso sobre mí vehículo y vi un montón de pequeñas esferas brillantes a mí alrededor. Una de ellas atravesó el cristal y entró en el automóvil. Pasó a unos quince o veinte centímetros de mí cara.”

Como el testigo llegó a Benalmadena hacia las cinco de la mañana, sugiere a los autores del artículo lo siguiente: “...lo que significa que durante varias horas existe un vacío en su memoria.”

Además, M. Pedrero en Contacto (Madrid, 2004), donde relata este mismo caso, se pregunta: “¿Sufrió Juan Ramón Barrio un episodio de abducción, es decir, un secuestro por parte de seres de otros mundos?” (Pág. 43)

A la mañana siguiente, Barrio descubrió en la carrocería del coche unas manchas que parecían hechas con cuatro dedos.

Pero resulta que este incidente ya lo contó M. Carballal en el año 1997. En Año Cero, año VIII, nº 07, publicó un articulo, Cazadores de ovnis, donde relata la historia. En dicha narración se dice lo mismo y aporta algunos datos más sobre el suceso. Según Carballal, el testigo se dirigía de Málaga a Benalmadena, comenzó a ver la luz hacia las nueve de la noche y llegó hacia las cinco de la mañana al hotel, ubicado en esta última ciudad. El autor del artículo escribe: “Permanecen escondidas en algún lugar de su memoria varias horas de tiempo, perdido inmediatamente después del insólito incidente, durante las cuales no supo dónde estuvo ni qué es lo que le pasó...”

A la mañana siguiente, J.R. Barrio fotografió las manchas del coche y cuando reveló la película: “...en una de las fotos se adivina, en el asiento que está detrás del conductor, una especie de cabeza grande con ojos almendrados.”

A continuación pongo un vídeo donde se muestra la versión del caso según el testigo. La grabación se emitió en Telecinco, en Expedientes X españoles, el 20 de agosto de 1998.

video


Según esta versión, el testigo se dirigía de Marbella a Benalmadena y la persecución y el acoso del ovni duró cincuenta minutos. Al parecer, y según se desprende de las imágenes, Barrio llegó al hotel a las 23:00 horas y no se menciona ningún tiempo perdido ni una posible abducción.

Pero todavía hay más. Como habrán podido ver los lectores en el susodicho vídeo, el testigo filmó un ovni el día 12 de agosto de 1996, a las 5:08 de la mañana. Grabación que, por cierto, se les olvidó mencionar a los autores de los dos artículos referidos más arriba.

Y para liar un poco más el incidente, resulta que en Enigmas año II nº 10 (1996), informando sobre este caso, se dice: “...el 11 de agosto, el político volvió a filmar el mismo objeto y días más tarde, un platillo volante, esta vez con muchas luces de colores, se situó sobre su coche.” (Pág. 6) (el resaltado es mío)

Aparte del galimatías de lugares, fechas y horas, que por lo visto suele ser frecuente en este tipo de encuestas, lo cierto es que en los anocheceres de esos días de agosto, el planeta Júpiter se encontraba en el cielo a poca altura sobre el horizonte y hacia el SSE. No hay datos suficientes para confirmarlo pero posiblemente, el citado astro es el ovni que “persiguió” a Barrio y la “estrella” que vio el conserje del hotel.

¿Y del resto de la aventura, que los autores citados al principio insinúan que puede tratarse de una abducción? Las pruebas que se presentan son las fotografías de unas manchas de dedos en la chapa de un coche y de una supuesta cara humanoide.

Las manchas hablan por sí solas. Sólo por curiosidad, ¿se tomaron muestras de las huellas para descartar una mano terrestre? Sobre la cara humanoide que algunos creen ver en la foto, pues es lo mismo que cuando miramos a las nubes y vemos caras. O sea, nada del otro mundo.

Y por último, quedan esas impresionantes imágenes, según el presentador de Expedientes X españoles, que grabó J.R. Barrio a las 5:08 de la mañana del día 12 de agosto. ¿A que les suena las citadas tomas? Es la típica grabación vídeo de un astro brillante. Casualmente, esa mañana Venus asomaba por el horizonte ENE. A las 5:08 horas locales, tenía una elevación de unos 11º y era visible a poca altura. Coincidiendo con la del ovni que, como se aprecia en el vídeo, se ve próximo a las casas.

En definitiva, si realmente hubo una perdida de tiempo, asunto que habría que documentar, pudieron ocurrir muchas otras cosas antes que una abducción. Por otra parte, resulta curioso que unos estudiosos experimentados mantengan todavía este caso, aparentemente, como insólito cuando tiene, como hemos visto, bastantes elementos dudosos y otros perfectamente explicables.

sábado, 16 de agosto de 2008

Una de las mejores evidencias

Así presentaba el ufólogo portugués Nuno Alves, en una lista de correos, una grabación de un presunto OVNI hecha en una planta petroquímica de Sines (Portugal), que al parecer se puso en alerta ante la presencia de una extraña luz sobre las instalaciones. El vídeo se tomó con una cámara de fotos digital. En este enlace se puede ver la grabación y un breve relato de lo acontecido.

A continuación, una pequeña ampliación de datos del suceso proporcionada por el propio Nuno Alves.

El incidente ocurrió el día 13 de septiembre del año 2004 y comenzó hacia las 5 de la mañana. Durante las dos horas que duró el avistamiento, la luz se desplazó hacia arriba y hacia la derecha. O sea, fue ascendiendo hacia el Oeste, al amanecer desapareció. La chimenea que se ve en la grabación tiene unos 100 metros de altura. En la imagen siguiente puede verse el punto desde donde se grabó el vídeo y el azimut del OVNI (apunta hacia los 300º), que era visible, por lo tanto, hacia el SE.


No hubo testigos independientes. Desde la ciudad de Sines, ubicada a unos cuatro kilómetros al Suroeste de la fábrica, ¡no se divisó el OVNI! Todos los observadores estaban situados dentro de la factoría. Ante la presencia de la misteriosa luz, la planta petroquímica, por lo visto, entró en alerta. A la pregunta: ¿Se comunicó el incidente a alguna autoridad? La respuesta fue: “La única autoridad de la cual fue informada de esta situación fue la APOVNI entidad que investiga el fenómeno ovni en Portugal.”

Según los datos disponibles, el estímulo más probable que provocó la observación fue la radiante Sirius. A las 5:00 horas (GMT+1) del citado día, la estrella más brillante del cielo nocturno tenía un azimut (origen el Sur) de 303º 47´ (ubicado hacia el SE) y una altura sobre el horizonte de 13º 10´. Por lo tanto, al astro ocupaba la misma posición, en el cielo, que el ovni.



A primera vista, ya se evidencia que el azimut de la estrella es el mismo que el del OVNI (303º). Para verlo más gráficamente, he trazado en un mapa del lugar el mencionado azimut de Sirius. En la imagen de satélite, que incluyo en la entrada, se puede ver que la coincidencia con el gráfico de Nuno es notoria. La altura aparente de la misteriosa luz y de la brillante estrella también son coincidentes. La chimenea tiene unos 100 metros de altura y la distancia cámara-chimenea es de unos 400 metros, haciendo un cálculo sencillo: tg a = 100/400 = 0.25 nos da una altura de 14º. En la grabación de vídeo, se puede ver que el ovni está algo más bajo que la punta de la chimenea, con lo cual, la concordancia es manifiesta.




Cuando Sirius está cerca del horizonte puede crear la ilusión (como ha ocurrido en numerosas ocasiones) de que se trata de un tráfico cercano pero al estar, aparentemente, inmóvil en el cielo, desconcierta a los observadores. Durante las dos horas que duró la observación, la “extraña” luz fue desplazándose, lentamente, hacia el Oeste. Al amanecer, hacia las siete de la mañana, el “ovni” desapareció, como suele ser normal en los astros cuando se hace de día. Uno de los elementos que influyó en la confusión, a mí juicio, fue la gran nitidez atmosférica que había esa madrugada, tal y como se indica en el reportaje de la observación.

A continuación, una breve grabación de la estrella Sirius para comparar con el “ovni” de Sines.

video

En la citada madrugada de ovnis también estaba en el cielo el planeta Venus, ubicado hacia el ENE y a una altura similar a la de Sirius. En principio, me extrañaba que el citado planeta, mucho más brillante que la estrella, no hubiese llamado la atención de los observadores. La explicación parece estar en esta imagen del Meteosat: La entrada, en la península, de un frente nuboso por el NO. Probablemente, las nubes taparon a Venus. Sin embargo, mirando hacia el SE el cielo estaba despejado y, por lo tanto, Sirius visible y llamativa con sus destellos multicolores.

viernes, 8 de agosto de 2008

Una persecución inquietante

En esta entrada, muestro el típico acoso de un OVNI a unos asustados testigos que viajan en coche. El misterioso objeto impresionó de tal forma a un matrimonio molinés, que tuvo que interrumpir el viaje y dar media vuelta. El suceso se publicó en Nueva Alcarria, el 5 de diciembre de 1986.



El incidente se relata, también, en este sitio y tuvo lugar en la noche del 27 de noviembre de 1986, en la N-211, entre Alcolea del Pinar y el cruce de Luzón (Guadalajara).

Como se puede ver en una mapa de la zona, la carretera en el tramo final del avistamiento (desde el cruce de Anguita hasta el de Luzón) tiene una orientación Oeste-Este, por lo tanto, los observadores tenían el Este de frente. Hacia las once de la noche (en la información disponible no se especifica la hora) la estrella más brillante del cielo nocturno estaba asomando por el horizonte, y los testigos la tenían casi de frente, un poco a la derecha. La breve descripción que se da del ovni, sobre todo los destellos rojos, azules y amarillos, delata a Sirius. Además, el citado astro no pasaría desapercibido. A la poca altura que estaba en ese momento y lanzando sus característicos destellos multicolores, sería, sin duda, muy llamativo.



A las 23:00 horas locales, la brillante estrella era visible hacia el ESE y tenia una altura de 5º 37’. Los movimientos y la persecución del “ovni” son ilusiones creadas por el desplazamiento de los testigos, que iban en coche.




A pesar de la poca información que hay del caso, el estímulo más probable, que confundió e impresionó a los observadores, es Sirius.

Cualquiera que observe esta preciosa estrella en una noche con buena visibilidad, sobre todo cuando está cerca del horizonte, comprobará su atrayente centelleo.