jueves, 29 de mayo de 2008

Ovnis observados antes del año 1947

En el libro de Iker Jiménez, Encuentros la historia de los O.V.N.I. en España y en al apartado Ovnis antes de los ovnis, uno se encuentra con informaciones y casos que nada tienen que ver con los OVNI y sí con fenómenos naturales. Por ejemplo, en la página 355 y con este encabezamiento: “1945: Explosión en Toledo” se describe, brevemente, la aparición en el cielo de Sonseca (Toledo), el día 10 de julio de 1945, de lo que para el señor Jiménez es un ovni, puesto que el relato del incidente lo incluye en el citado capítulo.

Junto con la descripción del avistamiento viene un pequeño recorte de prensa donde se explica que, probablemente, se trató de un aerolito. Pero, parece ser que lo de “extraño fenómeno atmosférico” ha debido de pesar lo suyo al periodista para relacionar la visión con los ovnis. Además, para confirmarlo añade al final: “Según afirmaron los técnicos, todo apuntaba a la caída de un aerolito, aunque jamás se pudo certificar.”

Y para darle más extrañeza al asunto agrega cosas como estas: “...una fortísima explosión que sembró el pánico...” “...una densa estela o ráfaga sólida y blanca atravesaba la noche...” (el resaltado es mío)

Buscando en la prensa histórica, he encontrado la noticia en el diario Odiel de Huelva. Fue publicada el miércoles, 11 de julio de 1945.
Como la imagen es de mala calidad, transcribo el texto de la noticia:

Fenómeno atmosférico en Sonseca Toledo

TOLEDO, 10.- Un extraño fenómeno atmosférico ha sido observado por los vecinos del pueblo de Sonseca. A las dos de la madrugada se oyó una fuerte explosión, semejante a la que produce una bomba al estallar, al mismo tiempo que cruzaba el cielo, a baja altura, una ráfaga luminosa blanca y azul. Parece ser que se trata de la caída de un aerolito.-CIFRA

Además, he encontrado otras dos observaciones de bólidos muy próximas, temporalmente, a la de Toledo. Una ocurrida en Girona, el 29 de julio (Los sitios, 1 de agosto de 1945) y la otra en Granada, el 29 de agosto (Voluntad, 30 de agosto de 1945) esta última acompañada, también, por una explosión.

En fin, que la observación de un bólido suele ser espectacular y llamativa pero que no deja de ser un fenómeno perfectamente normal y explicable.

miércoles, 21 de mayo de 2008

Fotografiado un pajarovni

A Misterios del Aire ha llegado esta imagen tomada el domingo, 11 de mayo de 2008, a las 17:01 horas. En ella se puede apreciar un extraño objeto volante a punto de introducirse entre las nubes.





Este es el típico ovni que aparece en las fotografías sin ser visto por el fotógrafo cuando dispara la cámara. En la siguiente imagen puede verse el contexto real de la foto. Se trata de un grupo de golondrinas donde una de ellas ofrece ese peculiar aspecto.


miércoles, 14 de mayo de 2008

Aterrizaje, con humanoides, en Barakaldo (y II)

Volviendo al aterrizaje de Barakaldo, si ya es insólito que un ovni aterrice en una zona superpoblada (110.516 habitantes a principios de los setenta. Pueblos de España, Madrid, 1970) antes de las ocho y media de la tarde, más sorprendente resulta que sólo haya dos testigos y que éstos sean niños de unos 10 años de edad. ¡Toda la historia se basa en el testimonio de dos críos que estaban jugando en la calle cuando ocurrió el incidente! En principio, estos dos elementos ya invitan a tomar el caso con cierta precaución.


Una imagen actual del lugar del “aterrizaje”.





En este mapa se puede ver como era en el año 1982.























Por otra parte, resulta curioso cómo evoluciona, con el paso del tiempo, un dato importante del avistamiento (el propio aterrizaje). En la noticia de prensa publicada en 1977 se relata que el ovni, cuando lo descubrieron los niños, estaba en el suelo (no lo vieron aterrizar):
“De pronto escuchamos un ruido muy raro, como el que hace la televisión cuando se estropea. Y vimos como una ‘cabina telefónica’ en uno de los extremos de la campa.” La Gaceta del Norte, 5 de enero de 1977.

Sin embargo, en La Quinta Columna (1990), p. 127, se señala: “Y de pronto escuchamos un ruido raro, como el de la televisión cuando se estropea y ‘hace nieve’. Entonces vimos bajar ‘aquello’. Era un aparato parecido a una ‘cabina telefónica’...La ‘cabina’ fue a posarse detrás de unos arbustos.”(El resaltado es mío)

Unas líneas más arriba comentaba lo inaudito que era que el “aterrizaje” lo observaran sólo dos testigos. Pero la siguiente información es, todavía, más increíble:

“Un total de seis niños se hallaban jugando en las cercanías de un terreno tapiado, existente entre la calle El Rosario y el colegio San Ignacio Gorostiza y a corta distancia del citado camposanto.”

Por lo visto, de los seis niños, únicamente dos vieron el ovni: “...Pero sólo nos dimos cuenta nosotros. El resto siguió jugando.” (LQC, p.127. El resaltado es mío).

Y ninguno de los restantes vecinos del barrio, como veremos después, tampoco vio el descenso de la “nave de exploración”.

En 1983 y a petición de Vicente-Juan Ballester Olmos, que estaba realizando una catalogación de los aterrizajes en la península ibérica, Luis Alfonso Gámez y Juan-Marcos Gascón se acercaron al lugar de los hechos para comprobar la veracidad del caso. Las indagaciones que realizaron las plasmaron en el artículo: Baracaldo (Vizcaya): Los humanoides estaban de guasa, CdU año III, nº 9, marzo 1985.

A pesar de las diversas gestiones que los autores realizaron, no consiguieron conocer la identidad de los niños y, por lo tanto, no pudieron examinar sus testimonios. Preguntaron a los vecinos de la zona si habían oído hablar del suceso:

“La mayoría de los encuestados no tenían conocimiento de que hubiese sucedido algo parecido en el barrio. Solo una persona, el dueño de la marmolería, nos dijo que había sabido del suceso gracias a las noticias de la prensa... Además, el dueño de la marmolería nos dijo que, de haber ocurrido realmente los hechos, todo el barrio tendría conocimiento de su existencia. Por otro lado, la jornada laboral en la marmolería concluye a las veinte horas, por lo que no sería nada raro que de suceder algo anormal en las cercanías lo observasen las personas que estaban trabajando en ese establecimiento.” (Gámez y Gascón)

En La Gaceta del Norte y en La Quinta columna se exponen las siguientes “pruebas” que, supuestamente, produjo el supuesto descenso ovni:

1.- Un trozo de pared desconchado y quemado.

2.- Hierba aplastada.

3.- Un árbol desgajado con ramas rotas.

4.- Salpullido en uno de los testigos que desapareció a la mañana siguiente.

5.- Además, se sugiere la relación del aterrizaje con una observación efectuada el día 27 de octubre sobre Barakaldo (un ovni que se mantenía inmóvil a unos 300 metros de altura sobre la ciudad).

6.- Y para darle más autenticidad al caso, se menciona la extraordinaria similitud (forma del ovni y aspecto de los ocupantes) con el aterrizaje de Benacazón (Sevilla), ocurrido el día 28 de enero de 1976.

Las tres primeras “pruebas” no tienen nada de extraordinarias. Es más, suele ser normal encontrar ese tipo de “huellas” en un solar, con árboles, donde suelen entran a jugar los niños. Sobre el salpullido de uno de los crios, no queda muy clara su relación con los hechos narrados. En cuanto al ovni del día 27, parado sobre Barakaldo, ya he señalado en la primera parte de este artículo que, probablemente, se trataba de la estrella Arcturus. La relación que pudo tener esta observación con el aterrizaje es que, posiblemente, su publicación en la prensa fue el detonante de esta fantástica historia.

El parecido del caso de Barakaldo con el de Benacazón es realmente curioso. Esta semejanza parece darle más credibilidad al avistamiento barakaldés pero, en mi opinión, dicha similitud resulta sospechosa. Más bien, parece un relato inspirado en el incidente sevillano. Este supuesto no es descabellado, puesto que el caso de Benacazón tuvo una gran repercusión mediática en la época. Pero lo irónico del asunto es que, el aterrizaje andaluz, tal y como se explica en este sitio, es un fraude como la copa de un pino.

En definitiva, al repasar esta increíble historia, y a pesar de no haberse podido comprobar su veracidad por desconocimiento de la identidad de los dos niños, uno se encuentra con datos inconsistentes y con bastantes indicios que apuntan, a mi juicio, a un incidente ficticio.

Gámez y Gascón, en el trabajo citado anteriormente, concluyen: “...por existir un gran porcentaje de probabilidades de que todo se trate de un sainete; una broma ideada bien por los niños, o bien por terceras personas, cuyo objetivo sería el periodista que divulgó los hechos.” (CdU, nº 9, marzo 1985)

domingo, 11 de mayo de 2008

Nueva obra sobre abducciones

La Editorial Laetoli acaba de publicar un libro sobre una cuestión polémica, el supuesto secuestro de seres humanos por extraterrestres: LAS ABDUCCIONES ¡VAYA TIMO! Su autor es el asturiano LuisR. González Manso, experimentado conocedor de las diferentes materias relacionadas con los ovnis.

“Se trata del único título reciente en castellano que aborda, desde un punto de vista escéptico, todos los aspectos del fenómeno de las abducciones (supuestos secuestros de inocentes terrestres por parte de alienígenas).
Dada su extensión, no puede ser un trabajo exhaustivo ni académico; más bien intenta ser una aproximación amena y crítica a muchos de esos detalles que la literatura habitual sobre el tema olvida mencionar. Además, aunque inevitablemente centrado en los Estados Unidos, ofrece una visión amplia de la casuística mundial y de las aportaciones de investigadores europeos, sin olvidar los estudios psicológicos más recientes.Aunque dirigido al público en general, sin conocimientos especializados, pienso que hasta el más avezado ufólogo encontrará detalles de interés en su lectura, y también puede servir como referencia rápida en cualquier debate. Espero que sea digno de incorporarse a vuestra biblioteca.” (LuisR. González)




ISBN: 978-84-92422-00-5
PVP: 13,00 euros.
156 páginas.

INDICE DE LA OBRA

PRÓLOGO: Carta a un lector inteligente

LOS INFORMES Y SU CONTEXTO SOCIOLÓGICO

Capítulo 1.- El trípode primigenio
Capítulo 2.- La primera oleada
Capítulo 3.- Moldeando al extraterrestre
Capítulo 4.- El programa de hibridación
Capítulo 5.- Estimando el alcance de la epidemia
Capítulo 6.- Las abducciones en el siglo XXI

LOS INVESTIGADORES

Capítulo 7.- Los precursores
Capítulo 8.- El bueno, el feo, el malo... y el escéptico
Capítulo 9.- ¿Realidad o ficción?
Capítulo 10.- Duelo de titanes
Capítulo 11.- Sexo, mentiras y cintas de video
Capítulo 12.- Los abducidos toman la palabra

LAS PRUEBAS

Capítulo 13.- PRUEBAS I - "Si no lo toco, no lo creo"
(Materiales)
Capítulo 14.- PRUEBAS II - "Si no lo noto, no lo creo"
(Fisiológicas)
Capítulo 15.- PRUEBAS III - "Si no lo pienso, no lo creo"
(Psicológicas)
Capítulo 16.- PRUEBAS IV - "Si no lo veo, no lo creo"
(Testimoniales)

LAS EXPLICACIONES PROPUESTAS

Capítulo 17.- La HET
Capítulo 18.- Las hipótesis alternativas

EPÍLOGO

Conociendo el rigor y la experiencia de LuisR. sobre el tema de los ovnis, presumo que su trabajo será indispensable para conocer y entender un poco mejor el intricado mundo de las abduciones.

miércoles, 7 de mayo de 2008

Aterrizaje, con humanoides, en pleno Barakaldo (Vizcaya)

Ubico, de nuevo, a los lectores en la década de los setenta para repasar un supuesto descenso OVNI, ocurrido a finales del año 1976, en el barrio barakaldés de San Vicente. La noticia fue difundida por La Gaceta del Norte el día 5 de enero de 1977.





En la citada crónica no se indica la fecha ni la hora del incidente. Sin embargo, en La Quinta columna (Barcelona, 1990) p. 127, J.J. Benítez informa que el suceso se produjo el día 29 de octubre “poco antes de las ocho y media de esa tarde”. Si el dato de la fecha es correcto, resulta que durante las tardes-noches del 27 y 28 del mencionado mes, y sobre las mismas horas (entre las 20 y las 21), se observaron varios ovnis, según la prensa local, sobre la zona. Casos que también fueron publicados por el diario bilbaíno y que pudieron ser el detonante de esta fantástica historia. Pero, veamos que se vio en los cielos los días anteriores al del increíble “descenso” de un OVNI en un solar de Barakaldo.

La Gaceta del Norte del 30 de octubre, publicó la siguiente noticia:



Como se puede observar en el recorte de prensa, los ovnis no pasaban de ser meras luces brillantes, e inmóviles, ubicadas en distintas alturas y direcciones. La naturaleza estelar de dichos objetos se hace evidente leyendo las descripciones que hace la citada reseña periodística.

El ovni del día 28, observado sobre el alto de Castrejana, era, probablemente, el planeta Venus, visto un poco antes de su ocaso por el sur-oeste. Los tres ovnis observados el día anterior (27 de octubre) serían: la estrella Vega visible hacia el ONO (en dirección a Castro), el planeta Júpiter visible hacia el ENE (en dirección a Asua) y la estrella Arcturus observable a poca altura hacia el NO (precisamente sobre Baracaldo). En la noticia de prensa se destaca esta última información: “Uno de ellos permaneció inmóvil a unos 300 metros sobre Baracaldo”.

En el mapa de la zona he señalado los azimuts de los astros citados para comparar con las direcciones de los ovnis mostradas en el gráfico periodístico. Hay que señalar que la posición del citado gráfico no es correcta. Habría que girar, dicho dibujo, 90º a la izquierda para situarlo con más precisión.





Continuará...